En el planeta de Argus, hace 25.000 años, la raza Eredar prosperaba. Ellos eran extremadamente inteligentes y tenían una afinidad natural para la magia y sus multitudes de formas. Usando sus regalos, ellos crearon una inmensa y asombrosa sociedad. Sargeras, el titán caído se acercó a los tres mas prominentes líderes eredars, Kil'Jaeden, Archimonde y Velen. Sargeras expresó que estaba impresionado por el trabajo de los eredar, el quería suministrarles con aun más poder y conocimientos, a cambio de su lealtad. Pero mientras Archimonde y Kil'Jaeden aceptaron rápidamente el trato, Velen tuvo una visión del futuro que lo atormentó. Él vio el futuro oscuro al cual su gente estaba yendo: aliándose con el titán oscuro Sargeras y transformándose en demonios. Velen vio a la Legión en su terrible gloria y también vio la destrucción que causaría a toda creación. Velen advirtió acerca de esto a Archimonde y a Kil'Jaeden, pero ellos rechazaron su advertencia y procedieron a jurarle lealtad al Destructor de Mundos. Estos transformaron a la mayoría de su gente en una raza de brujos y se aliaron a la Legión de Ardiente.

Velen casi se desesperó, pero sus oraciones por ayuda fueron escuchadas. Un ser vino hacia Velen y explicó que era uno de los Naaru, una raza de seres de energía encargados de detener a la Legión de Fuego. El naaru ofreció a llevar a Velen y a otros eredar que pensaran igual que Velen hacia la seguridad. Velen reunió a los eredars leales a él. Llamándose los "Draenei", o los "Exiliados" en el lenguaje eredun, los renegados escaparon de Argus en la nave naaru Oshu'Gun, con la Legión Ardiente pisándoles los talones. Kil'Jaeden estaba furioso por el acto de Velen, pues pensó que le había traicionado, y el demonio juró cazar a Velen y el resto de los Draenei hasta el final del cosmos si era preciso.

La Legión persiguió a los draenei por miles de años. Los draenei visitaron muchos mundos y exploraron la mayoría del cosmos conocido en su misión de encontrar un refugio seguro, pero la Legión aun no iba a rendirse con la persecución. Mientras tanto, los enigmáticos naaru, les hicieron una bendición a los draenei con conocimientos de la luz y poderes. Los naaru explicaron que había otras fuerzas en el cosmos que se enfrentarían a la Legión de Ardiente. Un día los naruu crearían un imparable ejército de la Luz. Muy afectados por las palabras de los naaru, los draenei juraron honor a la Luz y proteger los ideales de los naaru.

Al fin Velen y sus draenei se asentaron en un remoto y pacifico planeta que pareció el refugio ideal. Lo llamaron Draenor o "El Refugio de los Exiliados", y allí ellos crearon silenciosamente su sociedad de nuevo. Siempre cautelosos de ser descubiertos por las fuerzas de Kil'Jaeden, Velen y sus místicos ocultaron su magia por generaciones.

Los Draenei confraternizaron con los clanes orcos que vivian en las tranquilas praderas del sur (después llamadas Nagrand). Aparte de comerciar , los draenei no confiaban plenamente en los orcos (habían aprendido a hacerlo durante su múltiples viajes), y viceversa.

Sin embargo ninguna preparación pudo mantener a los draenei escondidos por siempre; eventualmente Kil'Jaeden, en su misión de encontrar más subordinados para la Legión, tropezó con el planeta y encontró a los draenei. Pero, su atención fue rápidamente dirigida hacia sus vecinos, los orcos. Intrigado, Kil'Jaeden realizó que ellos eran exactamente la raza de guerreros que estaba buscando y pronto triunfó en corromper a los orcos a través de su alumno Gul'Dan. Suavemente manipuló a los orcos de un estado de cautelosa aceptación a un estado de rabia ciega y sed de sangre, los orcos atacaron a los draenei. Este sangriento conflicto duró casi 8 años, pero el triunfo de los orcos era inevitable. Los orcos mataron alrededor del 80% de la raza Draenei y obligaron al resto a escapar a los remotos lugares del planeta buscando seguridad. Poco después, los draenei, que pelearon contra la Horda, descubrieron que habían sido afectados por las energías viles de los brujos orcos. Estos mutaron en una forma inferior, resultando en una serie de subespecie.

La venganza de Kil'Jaeden estaba completa, o eso pensaba. Velen y un puñado de draenei sobrevivieron a la destrucción de sus ciudades por los orcos y escaparon hacia Marisma de Zángar. Ellos estaban escondiéndose hasta recientemente.

Después de llegar a Draenor, los elfos de sangre descubrieron el poder del Castillo de la Tempestad y lo tomaron. Para escapar, los draenei salieron de su escondite y atacaron un ala de la fortaleza, el Exodar, y trataron de usarlo para escapar y encontrar ayuda en recuperar sus hogares. Antes de que ellos pudieran, los elfos de la sangre sabotearon la nave tridimensional de los draenei. Lo que queda de la fortaleza se encuentra en Terrallende en el área Tormenta Abisal y es ahora el hogar de Kael'thas.

Cuando los Draenei trataron de navegar, el motor se descontroló, y el Exodar perdió el control a través del Vacío Abisal, se estrellaron en la Isla Bruma Azur, en la costa oeste de Kalimdor. Mientras los draenei sobrevivientes salvaron lo que pudieron de su nave y tratan de ayudar lo que queda de su gente, ellos empezaron a explorar este nuevo mundo; su contacto con los Elfos Nocturnos era inminente.

Idioma: Español

Administrador: Skalius

Gm´s: Dracktheron

Moderadores: Flecher

 

Servidor: WoW Temple 3.3.5a

Estado: On

Realmlist: Set realmlist 5.98.202.188

Contacto: